martes, 23 de diciembre de 2008

"UNA ESCAPADA"

Cada final de año, las dehesas Extremeñas atraviesan momentos de plenitud. Las lluvias otoñales, que rejuvenecen el pasto por donde los cerdos ibéricos pasean su “montanera” traen “trompeteos” del norte de Europa y anuncian la caída de un Maná muy especial; la bellota, alimento predilecto tanto para gorrinos como para grullas. Ovejas merinas y “guarros” se verán obligados, por mal que les pese, a compartir espacio y alimento con éste peculiar ave.

A finales de Noviembre “arriban” en la dehesa miles y miles de palomas torcaces seguidas muy de cerca de ésta corpulenta ave que tras criar en el norte de Europa a recorrido todo el continente para encontrarse una vez más y desde tiempos inmemoriales con las tierras Extremeñas.


La Grulla común, “Grus grus”, se distribuye desde Andalucía hasta Castilla la Mancha pero es el centro de la comunidad Extremeña quien acoge el grueso de su invernada y, si quieren un consejo, nada mejor para observar a éste magnífico ave que en los alrededores de Navalvillar de Pela. Ésta localidad del norte de Badajoz y cerca del pantano de Orellana posé un excepcional “Parque Periurbano de Conservación y Ocio” con un área de interpretación de la Grulla que hará las delicias de cuantos “tengan a bien” pasarse por allí.
Éste Parque esta enclavado en un paraje inmejorable, la dehesa Moheda alta, entre Navalvillar de Pela y Guadalupe, siendo este área la que recibe el mayor número de Grullas en invernada de Europa.

Por si esto no fuera suficiente, además de avistar el magnífico espectáculo que nos brindan estas aves, en los alrededores del pueblo hay un “sin fin” de lugares para poder deleitarnos observando limícolas tales como el Chorlito dorado europeo, Agachadizas comúnes, Agujas colinegras, Andarríos chicos o el Andarríos grande entre otros, ya que entorno a éste pueblo “pacense” se extienden las Vegas del río Cubilar, cuyos cultivos de regadío y la implantación de los olivares fueron reduciendo la superficie adehesada a la vez que aumentaron los enclaves para contemplar la “ornitofauna” asociada a dichos lugares ricos en agua.
Como hemos comentado, limícolas y anátidas, desde el Pato Cuchara al Zampullín pasando por la Cerceta común o el Ánade Friso por citar algunos, nos harán pasar un espléndido fin de semana a los que nos dejemos caer estos días por “las Extremaduras”, paraíso natural sin ninguna duda.

5 comentarios:

Vida inhóspita dijo...

Mi primera entrada

En cuanto a mí, soy estudiante de Biología a tiempo parcial, jeje, como todos vamos. dijo...

Vida inhóspita, tienes que configurar el apartado de los comentarios en tu blog porque no he podido hacerte ninguno, no me a dejado. A no ser que estés a favor de la censura!!!!

Rafelis-Menten dijo...

Tengo un ánade azulón

Vida inhóspita dijo...

Todos han podido, intentalo otra vez.

En cuanto a mí, soy estudiante de Biología a tiempo parcial, jeje, como todos vamos. dijo...

Para cenar? Y eso? como es que tienes ánade real?

¡Sígueme en Twiter!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails