miércoles, 18 de febrero de 2009

LA MENTE ANALÍTICA DE DARWIN

Bueno, ahí va otro artículo sobre la vida de quien revolucionó la biología y las neuronas de las gentes del siglo XIX. Se de buena mano que ya os estoy empezando a aburrir con dicho "personaje" y, sabeis lo que os digo, que me la "trae floja", a mi tampoco me gusta que no comentéis las entradas y me tengo que aguantar. Además, éste es el año de nuestro amigo "Charles" y hay que aprovechar el filón. Ahí queda eso.

La mente analítica de Darwin se salió de los moldes conservadores antes de alcanzar los 30 años y aunque en 1807 el Parlamento británico había firmado la legislación que prohibía la esclavitud, Berra, autor del libro "Charles Darwin, la historia concisa de un nombre extraordinario" (John Hopkins University Press) recuerda una anécdota que Darwin tuvo con el capitán del Beagle, Robert Fitz Roy:

En una plantación de esclavos en Brasil, el joven naturalista comentó lo espantoso que era vivir en esas condiciones. Fitz Roy, quien estaba a favor de la esclavitud, llamó a un trabajador y le preguntó si se sentía feliz bajo el yugo de su dueño, a lo que contestó afirmativamente. Darwin le preguntó entonces al capitán: "¿Cómo puede creer en la respuesta de un esclavo en presencia de su maestro?". La respuesta enojó tanto a Fitz Roy, que prohibiría a Darwin cenar con él en el barco, como era costumbre. Éste simple razonamiento que nos puede parecer una "perogrullada" hoy día se llama, al igual que en los años de Darwin, "caciquismo" y da la casualidad que lo tenemos que vivir cada vez que se producen unas elecciones en cualquier parte de nuestro país. Será porque no es tan simple.

Otro aspecto menos conocido de Darwin fue su contacto con la lengua española y, que nadie piense que ésto es una esaltación de la "tecla" patriótica porque no es así, al menos no del todo. En fin, el viaje del Beagle duraría casi cinco años, pero, en realidad, su estancia en el barco fue de 18 meses, ya que el resto lo pasó fundamentalmente en países y regiones donde se hablaba español observando y recolectando el increible legado científico que nos ha dejado en herencia. "Estuvo viviendo durante semanas y meses en Suramérica, conviviendo con gente que hablaba español. Toda la información que recababa sobre las montañas y los animales era en ese idioma", dice Van Wyhe, uno de tantos historiadores que se conocen al dedillo la vida de "nuestro" naturalista. "En su cuaderno anotó los nombres de muchos lugares, y de aves, en español. Y también escribía sus preguntas colocando el signo de interrogación antes de la frase y al final", nos recuerda Van Wyhe.

¡Nacionalidad Española para el señor Charles Darwin, ya!......¡Darwin Español, Darwin Español, Darwin......!


Un saludo para tod@s.

¡Sígueme en Twiter!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails