lunes, 9 de febrero de 2009

LA MEDUSA POLIFACÉTICA

Las medusas pertenecen a un filo como es el de los Cnidiarios que apareció hace aproximadamente 500 o 600 millones de años y al que también pertenecen entre otros las anémonas de mar o los corales y cuya organización “tisular” es bastante simple. Son animales diblásticos en forma de saco que comen y “cagan” por el mismo sitio y es que solo tienen un orificio, tanto para “sacar” como para “meter”, en fin, sin complicaciones.

Bueno, pues las medusas al igual que todos los Cnidiarios poseen unas células que dan nombre al filo llamadas "cnidoblastos".
Los “cnidoblastos” o “cnidocitos”, sin “s”, son las células especializadas en el ataque y defensa de los Cnidarios. Estas células poseen un núcleo en posición basal para dejar espacio a un gran y característico orgánulo que contiene un filamento lleno de espinas y que cuando sale al exterior y se “aferra” a las células epiteliales de sus víctimas segrega un veneno con acción hemolítica que dependiendo de la especie de la que se trate puede llegar a causar la muerte incluso a una persona, como sucede con la famosa “Chironex fleckeri”, medusa que tiene aterrorizado a todo el litoral Australiano y que causa más víctimas entre los bañistas de este país que los mismísimos tiburones.


El orgánulo (dentro de la célula llamada cnidoblasto) que contiene ésta “mini flecha” es el llamado “nematocisto” o “cinidocisto” con “s”. Conectado a éste orgánulo y sobresaliendo hacia el exterior de la célula, se encuentra un cilio llamado “cnidocilio” que cuando sufre una pequeña presión como puede ser el roce de un bañista, hace que salga el filamento (que está dentro del nematocisto) a modo de arpón fuera de la célula y se clave en nuestra piel, produciéndonos esa sensación tan "agradable" y familiar que todos hemos sentido alguna vez.

Ahora, después de todo este rollo, os voy a decir que estos “animales” pelágicos ademas de para tener atemorizado a todo el personal durante la temporada alta en "la manga del mar menor", pueden sernos muy útiles al ser humano y a "su ciencia".
Un estudio realizado por la Universidad de Málaga demuestra que además de ser un buen abono agrícola y pienso animal por sus proteínas, también es un estupendo cosmético por el colágeno que aporta a nuestra piel. Las medusas también son utilizadas para extraer los fluorocromos que a ellas les vale para dejarse ver en las profundidades marinas y que nosotros utilizamos como marcador en investigaciones moleculares por su fluorescencia, valga la "rebuznancia"
Además de todas estas cualidades éstos “amigables” seres se consideran una delicia culinaria en no pocas cocinas por su bajo colesterol y, si todo esto les parece poco, se utilizan para realizar fármacos por su alta concentración de toxinas naturales. ¿Alguien da más?

Imagen tomada por mí mismo en el estrecho del "Bósforo", Estanbul (Turkia),
en el verano del 2007. Estas medusas del género "Mnemiopsis" son una
auténtica plaga
en estas aguas durante los meses de estío, debido a su fuerte eutrofización.


3 comentarios:

Ohdiosa dijo...

Ooooo! Praga... acabo de ver la foto que tienes en el margen. Podrías subir fotos que hayas hecho en alguno de tus viajes, aunque este blog sea "estrictamente" sobre biología, por unas buenas fotos ¿te puedes saltar las reglas? :P
Bea.

Santa Biología dijo...

Gracias por tu comentario porque das por hecho que mis fotos son buenas, lo cual me alaga viniendo de tí. jeje. Por otro lado te diré que la última foto del artículo "la medusa polifacética" tambien es mía.

Me imagino que a tí Praga te traiga más que buenos recuerdos, no??..jeje. Bueno, que gracias por tu idea y en un futuro próximo quería crear en el blog un albun con fotos tanto mías como vuestras, y por supuesto fotos exclusivamente científicas.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Esto esta paraoooo

¡Sígueme en Twiter!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails