jueves, 26 de marzo de 2009

MACROPINNA MICROSTOMA

Bueno, como lo prometido es deuda, ahí va la respuesta a la enigmática pregunta sobre la ubicación de los ojos en el pez con cabeza transparente.

Este pez es un ejemplar de “Macropinna microstoma”, más conocido como "barreleye" o pez de cabeza transparente y es uno de los animales más extraños del reino animal. La primera vez que se tuvo noticia de éste peculiar pez, fue en 1939, y unos años más tarde el señor Bruce Robison y Kim Reisenbichler utilizaron para catalogarlo tomas de vídeo realizadas con un vehículo submarino, teledirigido, en las profundas aguas de California. Bueno, aquí hago un inciso, ya que no utilizaron ésta herramienta para observar en exclusiva a “Macropinna microstoma” si no más bien, para observar a peces de su misma familia, la familia Opisthoproctidae y a los cuales también se les designa de forma vulgar como "barreleyes" , que literalmente significa en la lengua de Shakespeare, “ojos de barril”, porque sus ojos son de forma tubular, los de toda la familia, incluidos los de nuestro enigmático pez. Eso si, el único con el cráneo transparente, hasta la fecha, es nuestro protagonista.


Estos peces de aguas profundas se han adaptado a su "penumbroso" ambiente de forma asombrosa. Los "barreleyes" normalmente viven cerca de la profundidad donde la luz solar de la superficie se desvanece para dar paso a la absoluta oscuridad, por ello, usan los "sensibles" ojos tubulares, para buscar las débiles siluetas de sus presas. La mayoría de las veces, el pez flota inmóvil en el agua, con su cuerpo en posición horizontal y los ojos mirando hacia arriba. El verde tan intenso de sus ojos esconde pigmentos amarillos, naranjas y azules que le ayudan a captar la poca luz que desde la superficie llega a esas profundidades, permitiendo así a “Macropinna microstoma” observar la luminiscencia que desprenden las medusas u otros animales que se encuentren encima de él. Una vez que localiza a su presa, el pez gira sus ojos hacia delante y nada hacia arriba para zanjar el asunto de la forma más rápida posible.


Ambos ojos pueden rotar, literalmente, dentro del cráneo y permiten al pez observar lo que sucede por encima de él, de frente o a ambos lados. Los dos puntos oscuros de la parte delantera son en realidad sus órganos olfativos y el orificio del centro es su boca. Sus verdaderos ojos están inmersos en un líquido, que como hemos dicho, les permite girar y además los mantiene lubricados y protegidos. Curioso camino evolutivo, harto pedregoso e inclinado, ¿no os parece?


Videos tu.tv

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena explicación, un pez bastante interesante, por cierto he visto un fallito, "arto pedregoso" debería ser "harto pedregoso". Sigue asi.

En cuanto a mí, soy estudiante de Biología a tiempo parcial, jeje, ¡vamos!, como todos. dijo...

Jajajaja....Gracias por la correción, ahora mismo lo soluciono.

Un saludo.

Rafaelis - Menten dijo...

Mis teorías, aunque muy exageradas para la evolución son bastante interesantes... lástima que no haya acertado.

Moraleja: Tengo la cabeza muy esagerada para la evolución, seguiré con mis moléculas....

Anónimo dijo...

esto esta parao...

Ohdiosa dijo...

Una foto preciosa la del agua (sé que el comentario no tendría que ir aquí pero bueno). Me encanta lo de "y por supuesto, ese día a esa yo hora yo no estaba en clase" jajaja pues claro, seguro que o tenías clase de inglés o que era martes después del recreo, momento antes de ir de cortos en cualquier caso... ¡que te cunda!

Ohdiosa dijo...

(Después de cortos va un punto y coma que se me ha "escapao" :P)

Anónimo dijo...

Y por fin donde se ubica esa fue la pregunta inicial, no es por ser groser@ .

¡Sígueme en Twiter!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails