jueves, 5 de marzo de 2009

LA FLUORESCENCIA...2º Parte

Hola chic@s, que tal. Ayer, si os acordáis, nos quedamos en la forma en que los pigmentos fluorescentes absorben la luz ultravioleta y reemiten su radiación, de tal modo, que la nueva longitud de onda de esta luz no observable, sea visible para el ojo humano.

Una vez hecho éste inciso, diremos que las moléculas de un pigmento fluorescente puede tener cientos o miles de electrones “arremolinados” en varios niveles de energía. Cuando una “bala” de radiación ultravioleta, o en jerga científica, un fotón, toca a una de estas moléculas, hace saltar a los electrones a niveles de energía más altos, absorben energía (éste es el modelo de Bohr). En éste momento, los electrones quedan “excitados”, que también tienen derecho.


Los electrones, en éste estado excitado y con tal exceso de energía sobre sus hombros solo pueden aguantar en ésta “gisa” unos pocos nanosegundos, después de los cuales “escupirán” la energía que han adquirido, en forma de fotones de energía más baja, en longitudes de onda más largas que las del fotón inicial, vamos, que lo compartimentan.


Ahora los fotones de radiación, teniendo menos energía que la radiación ultravioleta, “caen” en la región de energía que el ojo humano puede observar, la de la luz coloreada. Así, el resultado neto es que la molécula del pigmento ha absorbido radiación invisible y la ha reemitido como radiación visible. Siempre que las moléculas del pigmento estén expuestas a radiación ultravioleta, radiación que por otro lado se encuentra en mayor cantidad en la luz diurna que en la nocturna, estarán absorbiéndola y emitiendo luz de un color visible. Si el pigmento es de color naranja, por ejemplo, y la luz reflejada por el objeto también es de éste color, dicho objeto se verá “súper naranja”.

Ya para terminar os voy a dar a todos los estudiantes que como yo, "escrutamos" en el periodo de exámenes noche tras noche en busca de una quimérica nota que nunca logramos alcanzar, un pequeño consejo práctico para no dejarnos en los apuntes la poca vista que nos queda. Lo que quiero decir, es que si utilizas un fluorescente amarillo sobre tus apuntes, recuerda que brilla más durante el día, ya que la luz diurna contiene más ultravioleta. Las bombillas incandescentes normales, esas que la Comunidad Europea pretende eliminar de nuestras casas, contienen muy poca luz ultravioleta, es más, su luz es algo amarillenta, lo que “camufla” el color amarillo del marcador.
Así, que si vosotros sois animales de hábitos nocturnos, es más seguro utilizar marcadores de colores más fuertes, naranjas, azules o verdes, tanto si son fluorescentes como si no.

3 comentarios:

Ohdiosa dijo...

Hola Aarón! Jeje esta entrada es mitad poor man mitad Puri, creo que ambos estarían muy orgullosos de ver en qué te has convertido. Ya que has sacado el tema ¿sabes por qué en los centros de técnicas de estudio/ Preparación de oposiciones recomiendan utilizar en vez de subrayadores fluorescentes los lápices estos que son mitad azules mitad rojos? (si no lo sabes lo busco :P que es una duda que me ha surgido al leer esta entrada)
(Bea)

En cuanto a mí, soy estudiante de Biología a tiempo parcial, jeje, ¡vamos!, como todos. dijo...

No conocía tal recomemndación pero buscaré información al respecto, gracias por el inciso.

Un saludo

Ohdiosa dijo...

Gracias! Si lo encuentras me avisas o si quieres pues lo publicas en una nueva entrada :)
(Bea)

¡Sígueme en Twiter!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails