sábado, 22 de agosto de 2009

VA POR TÍ, OSCAR PEREZ

"Que valla por delante que la calidad literaria de éste texto me importa una mierda, osea nada".

Usain Bolt vuela en Berlín mientras Ibrahimovic debuta con el F.C. Barcelona. Marta Domínguez salta cuan gacela en la sabana Africana a la vez que el señor Gasol se duele de su muñeca más “famosa”.

Que bonito es el deporte mientras no conozcamos su lado más oscuro y sacrificado, que bien quedan las medallas bajo el “pescuezo” de quien se ha dejado los años en un tartán y del que solo nos acordamos para rendirle cuentas por España y por la cruz cuando se destapa la "San Miguel" en un bar de Torrelodones. Que bonito es el lado más vistoso de un deporte que solo interesa a los informativos en cuanto que postren a la masa ovejuna frente a la Caja de Pandora. "Que bonito es el amor mientras dura la primavera", pero somos pocos los afortunados de inquieto metabolismo los que nos atrevemos a buscar el valor real de una moneda de doble cara. Es posible que la masa absurda y bocazas no alcance jamás a comprender la verdadera "razón de ser" del deporte que les entretiene cada vez que encienden la radio o cada vez que van a maltratar su hígado y pulmones en el bar de la esquina, pero para mí y se que para ti también, Oscar, el deporte es algo más, el deporte es alcanzar los límites biológicos y psíquicos del ser humano, destrozándose metabólicamente mientras reventamos de felicidad entre el barro o entre el hielo a más de 6000 metros de altura, ése es nuestro deporte.

Es posible que la vida no valga más que un ardite para cuantos frivolizan con las cuentas del estado o las labores “humanitarias" de un ejército ya desprestigiado dede Felipe IV el “retrasado mental”. Es posible que ahora cuando la telebasura es idolatría de viernes noche y Maria Patiño la presidenta de la república banal, haya personas que no lleguen a comprender lo que es brillar de felicidad o lo que es morir por un ideal. Es posible que nuestros amigos nos rechacen, que no nos entiendan o nos dejen de llamar. Es posible que para muchos cortarse las venas sea una solución rápida y cobarde de dar caza a una felicidad que no tienen cojones a alcanzar con sus própias manos, es posible, es posible como digo que muchas vidas no merezcan la pena, porque la vida solo merece la pena cuando la has vivido tras una razón ser, solo la muerte tiene sentido cuando mueres luchando, con el cuchido entre los dientes y sudando de amor por la pérdida de una vida plena. Morir es hacerlo lejos de casa, del calor de nuestra madre, del abrazo de los nuestros, lejos de cuanto conocemos como civilización, pero muy cerca de nosotros mismos, conociéndonos, comprendiéndonos. Oh si, morir haciendo lo que has querido hacer en vida, vivir sabiendo que la muerte se agazapa bajo tus límites, que forma más bella de vivir la que rememora a personas tan grandes como Mallory, Hillary, Scott, Amundsen o Shakelton y que ahora iluminan la senda que estas recorriendo con Caronte.

El deporte no es un juego, los millones que se los metan por el culo aquellos a quien les quepa, el deporte es andar y correr bajo la extenuación, es seriedad, es luchar con bravura hasta la pérdida de un conocimiento terrenal que nos han impuesto y que nada nos vale cuando nuestro reto nos mira a os ojos, cuando con dos cojones y día tras día decidimos inmolarnos por nuestros sueños, por un afán de superación y de exploración que ningún gordo hipócrita nos podrá arrebatar mientras balbucea palabras sin sentido a la par que observa como una “manada” de humanoides corren detrás de un "canto rodado". Ese es el deporte que a nosotros nos gusta, verdad Oscar.

Correr, que palabra más espléndida, corre Oscar a por tus sueños que hoy eres mi nuevo ídolo. Que muerte tan amarga a más de 6000 metros de altura, pero que fácil lo vas a tener para llegar donde tu siempre has querido estar, en las alturas, por encima de las cabezas del rebaño. Es posible que muchas personas no entiendan tu muerte pero ¿sabes lo que te digo? Que eres un portento de la humanidad, que eres un agraciado, eres un privilegiado por vivir y morir tras un ideal, eres por quien nunca voy a dejar de correr porque mientras existan personas como tú, la vida no perderá su sentido.


Un fuerte abrazo

5 comentarios:

cristina dijo...

Es ua verguenza que en el 2009 no se pueda rescatar a nadie en la montaña.....creo que tenemos los medios pero el propio ser humano se limita así mismo. Un abrazo

gargar dijo...

Pués yo, personalmente pienso que no hay medios para haber rescatado a este hombre. Y además ellos al precticar el deporte que practican saben a lo que se exponen. Estoy seguro que cuando Oscar cayó y se lesionó, supo que tenía muchas posibilidades de quedarse allí. Descnase en paz.

Un saludo

gargar dijo...

Y bueno después de la primera contestación, que la he hecho sin leer la entrada.. jejeje. Voy al tema, llevas razón por momntos se te va un poco la pinza, pero me ha gustado, haces unas valoraciones llamalas radicles, llamalas utópicas, pero me ha gustado. Como ya digo en ocasiones te pasa un poquitín pero bueno el fondo s lo que queda. Y aunque siempre ha que lamentar una muerte tan temprana, pero que mejor que morir haciendo lo que mas te gusta en esta vida, lo que amas por encima de todas las cosas....

En cuanto a mí, soy estudiante de Biología a tiempo parcial, jeje, la otra parte de mi tiempo la acapara el atletismo. dijo...

Gracias por decirme tan sutilmente que es una parrafada infumable, jajajajaja,

velvetinna dijo...

Joder qué bonito, se nota que te salía de adentro y que amas el deporte. Me dio mucha pena, una persona que ha muerto tan sola, sabiendo lo que le esperaba aunque sin perder la esperanza... no quiero ni pensarlo. Yo, aunque soy alérgica al deporte entiendo perfectamente lo que mueve a una persona a seguir luchando por su meta, en realidad es algo que forma parte de su vida, como respirar y es imposible dejar de hacerlo.

¡Sígueme en Twiter!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails