domingo, 2 de agosto de 2009

LEÓN-GIJÓN

Es curioso y descorazonador ver como la Ley de Murphy se cumple una y otra vez inexorable y letalmente sin entender de geografía o historia alguna.
Partimos de León a las 8 de la mañana, de una mañana que ya pintaba mal, fría y cargada de una niebla pegajosa que poco o nada auguraba el espléndido día de playa que tuvimos hace un año, coincidiendo con la “perica” semana negra, que mal royo pensamos, pero bueno, los billetes ya están sacados y no hay vuelta atrás, vámonos a Gijón, que más da.
Como era previsible no tardaron mucho en dejarse ver las primeras gotas del día, allá por la Magdalena diluviaba y al paso por el negrón, ya nos imaginábamos lo que nos ívamos a encontrar, más agua, madre mía como me jode no confundirme algunas veces, creo que Moisés aprendió a remar cerca de Asturias, lluvia y más lluvia, orballando como dicen los lugareños, no paró en todo el día, día contemplativo y de museos, eso sí, vimos media docena de museos y más de una docena de tiendas hasta que por fín, entre tanto aguacero y delante de nuestra mollera, se mostró grandiosa la Casa del Libro, plaza Italia, perfecto oasis para tan poco sol, ¡para dentro!, no se hable más.

La foto me gusta por varias razones, la playa de San Lorenzo, la reconstruida iglesia de San Pedro, arrasada en la guerra civil, y los cubos de reciclaje en primera línea de playa, para que los buenos hábitos también nos acompañen en nuestras vacaciones.

Busca que te busca sin saber lo que buscar, una hora, otra, madre mía que me va a dar algo, me gusta todo, Juan Eslava Galán, ¿De qué me suena amí éste fulano? A sí, es Nicholas Wilkox, el “giri” autor de una trilogía templaria que leí hace ya algún tiempo, curioso, una nueva novela suya que se titula ¡En busca del unicornio!, interesante pero no. El plato fuerte estaría por venir de la mano del etólogo Richard Dawkins y es que, cual fue mi sorpresa cuando entre una maraña de libros del gremio “bióloco” me encontré el de éste polémico profesor de la Universidad de Oxford, “El gen egoísta”, todo un logro teniendo en cuenta que ya se encuentra descatalogado y que llevo intentanto dar con un ejemplar del mismo desde que comencé la carrera, misión imposibe y eso que no hay librería de viejo en Madrid que se me haya resistido.

¡Qué gran viaje éste a la tierra de los periquitos! Sólo había uno y es mío, el día que se entere el señor Ismael, compañero de charla y facultad, no lo quiero ni escuchar, no por favor. Nos hicimos prometer mutuamente que el día que encontrásemos el libro compraríamos un ejemplar para cada uno, jajaja, bueno, yo lo he intentado amigo mío, pero solo había uno y como muy bien sabes, ésto es la ley del más fuerte, o en su defecto, la ley de la suerte, como la quieras llamar.

PTA: Bueno, ya que estaba en una Casa del Libro que no tenemos ni en león ni en Badajoz, hice algunas otras adquisiciones como un ensayo de Miguel Delibes de Castro, “La Naturaleza en peligro”. Ya os contaré.

¡Sígueme en Twiter!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails