domingo, 2 de enero de 2011

¡¡Estoy muy burro!!

Volveré seguro, me he enganchado. Apenas han pasado dos días y ya siento morriña por los momentos vividos, por el confeti y la marea de personas que nos impulsaron desde la avenida de Barcelona con sus palmas, con sus voces y con su calor impagable cuando estas a más de trescientos kilómetros de tu casa. Aunque bien es cierto que esto último es algo que apenas noté porque en todo momento estuve arropado por un grupo de amigos envidiable que me hicieron pasar una de las mejores noche viejas que recuerdo.

Pintaban bastos cuando el jueves me levantaba con dolor de garganta. Con Equinácea y propóleo intenté palear sin éxito el tercer catarro del otoño-invierno. Llegué a Madrid con malestar general, acalorado pero con mucha ilusión por participar en una de las carreras con más solera de nuestro país.

Después de comer en el Pinocchio de Pio XII, nos fuimos a descansar a el hotel un par de horas. Ya sobre la cama me dí cuenta que ese no iba a ser mi día, así que intenté motivarme como pude y como no, para una persona como yo, arcaica y autóctona de las tierras cazurras, la mejor y más rápida de todas las formas que se me pasaron por la cabeza resultó ser la de dar voces a diestro y siniestro. Así al son de ¡¡estoy como un burro!! ¡¡buuuuuuuu!! y con más de medio litro de bebida estimulante en el gaznate, me planté en la salida de la calle Concha Espina. ¡¡Con dos cojones!! es lo último que recuerdo haber dicho antes de la vorágine.

Después el subidón, adrenalina en las manos, ojos inyectados en ilusión y venga, a olvidarse de las limitaciones gripales. Pasé el 5000 bastante cómodo a 15'50'' y cuando me quise dar cuenta me encontraba en Vallecas apretando los dientes y encarando la última e interminable rampa asfáltica antes de entrar en el estadio Teresa Ribero. Últimos 300 metros, vamos me dije, ya está. Al final 32'47'', contento pero con la sensación de poder correr bastante más rápido. Otro año será, Vallecas se merece una marca personal decente y sin virus.

Un saludo y mi enhorabuena para Guille.

Guillermo García, que fue 21º en la ‘Vallecana’, junto a Aarón Arias antes de una sesión de entrenamiento en el Hispánico. MAURICIO PEÑA. La Crónica de León

8 comentarios:

Isidro Gilabert dijo...

Vaya tiempos... Menos mal que estabas con dolor de garganta, si no, sales por la tele con un keniata a cada lado... :) Felicidades por la carrera!

fernando dijo...

Buena marca si señor, la mejor manera de despedir el año.
Un saludo y felicidades por la marca

jose dijo...

Menudas marcas habeís hecho y encima con gripe. El año que viene os ponen el camión de la prensa delante para que os equivoqueis de calle como le paso a Lambdassen. Un saludo y feliz año.

Atanasio Fernández García dijo...

Ahí está el tio! Eres un "monstro"! Buena manera de empezar el año, superando dificultades desde el primer momento....ya lo que venga es pan comido! Un abrazo

LUIS LZ5 dijo...

ENHORABUENA MÁQUINA!! Pedazo de marca con el motor gripado. A poco que tengas un día bueno te pulverizas. Menudo ambientazo de carrera!! Esa tengo que ir a correrla!!

LUIS LZ5 dijo...

ENHORABUENA MÁQUINA!! Pedazo de marca con el motor gripado. A poco que tengas un día bueno te pulverizas. Menudo ambientazo de carrera!! Esa tengo que ir a correrla!!

Juanqui dijo...

Madreeeeeeeeeeeeeeeeee, ¡Aaron! ¡Pedazo marca macho (y yo supercontento con mi 38')! Y eso que estabas con gripe. No sabía que manejabas esos pedazo de tiempo madre mía.

Feliz Año y a seguir dándole duro, a ver si algun día logro acercarme un poquito a tus tiempos.

(Alucinado me has dejado).

¡Un saludo!

IzaroeIrian dijo...

Que buena carrera, enhorabuena. Encima en Vallecas. La sensación de poder correr más rápido ilusiona para la próxima, así que otro año habrá para batir ese tiempo.
Salud,

¡Sígueme en Twiter!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails