martes, 8 de febrero de 2011

Volviendo a los orígenes

Las empresas jerarquizadas están plagadas de personas que mandan más que tú, esto aparentemente puede parecer horrible porque estas supeditado a su palabra pero sin embargo te ahorras el mal trance de hacer bailar a tus neuronas, y lo único que tienes que hacer es precisamente eso, hacer lo que te digan. Bueno, pues algo parecido me ha pasado amí, me han obligado a ponerme de nuevo frente al ordenata para relataros como fué la carrera del sábado pasado en Oviedo, pero como soy un trabajador desobediente, sólo un poquito eh, voy a relataros el 3000 m.l del otro día desde un ángulo distinto.


En fin, no se por donde empezar. Creo que voy a empezar en Julio del año pasado cuando fracasé estrepitosamente, una vez más, en el 1500 de Gijón. Ese fue el punto de inflexión y la competición que me valió para reafirmarme en lo que ya me rondaba la cabeza; necesitaba un cambio de aires, necesitaba posicionarme cerca de la gente que siempre ha confiado en mis cualidades y que desinteresadamente me ha apoyado en todo momento. Cerca de las personas que han levantado mi auto estima atlética mientras otros la minaban. Era el momento, en definitiva, de volver a mis orígenes y disfrutar del atletismo.

El parón del verano y tener contacto con otros grupos de entrenamiento me valió para darme cuenta que no era tan malo como pensaba y que la mejor forma de progresar era no mirar el camino, andar, simplemente eso, andar y no mirar atrás. Comenzar de cero, para entendernos y olvidarse de las cagadas y las lesiones de estos años anteriores. Así se fue pasando el verano entre Segovia y León y así, sin buscarlo fui acumulando unos kilómetros que a la postre son la base por la que a día de hoy puedo escribir esta entrada.

Como bien dije antes, este año he vuelto a mis orígenes, cerca de las personas con las que me inicié en esto del correr. Cerca de un grupo de gente que además de compartir azañas atléticas tenemos la suerte de compartir los sinsabores del día a día y, esto no tiene precio. Éste es sin duda mi balón de oxígeno y la razón por la que este año, sin hacer entrenos infernales estoy cosechando unas buenas actuaciones que hacía mucho tiempo que se me resistían. Sin excesiva presión, divirtiéndome, disfrutando del atletismo e intentando cumplir uno de los objetivos de la temporada; no lesionarme. Llevaba tres años de lesiones consecutivas y ésto es un lastre que no te permite acumular mejoría de un año para otro, un lastre sin el que estoy seguro que mi mejoría sería palpable y exponencial.

Antes he dicho que la única razón por la que este año me siento bien cuando me calzo las zapatillas es porque me he rodeado de un grupo de gente cojonuda, es verdad, pero no es toda la verdad. El principal culpable de que no me haya atascado en el barro una vez más o de que no haya tirado la toalla y dejar la pista definitivamente, tiene nombre y apellidos, se llama Fancisco Criado y es mi entrenador. Gracias por aguantarme, se que no es fácil pero gracias a tí, a día de hoy estoy lamentando que se acabe la pista cubierta, gracias a tí me he dado cuenta que el 90% de un atleta es su cabeza, gracias a ti veo las series y los entrenamientos como el camino que me dará grandes satisfacciones y no como el fin último por el que me inmolo día tras día.

Gracias Fran, de verdad, si no es por ti mi mundo dependería sólo del atletismo, al fin y al cabo no somos lo que tenemos si no, lo que nos falta.

Un saludo

5 comentarios:

El crusti dijo...

Muy emotivo. Sigue así, duro. Y, efectivamente, no todo en esta vida es atletismo. El entrenamiento es el medio, no el fin. Y el fin es el que tu te propongas, siempre a través del medio adecuado.
Y difiero en una cosa: no somos lo que tenemos ni lo que nos falta. Somos lo que NO nos falta.
Sigue dándole.
Un abrazo
Santi

Juanqui dijo...

Enorme Aaron.
Sin duda los orígenes nos traen cosas más que palpables pero que cumplen su funcion (sensaciones, emociones, pensamientos...) y hacen que tiremos para adelante como dotándonos de esa energía tan viva, igual que la primera vez. Asi que... ¡Enhorabuena!

"Recordar de donde venimos nos devuelve una parte que un día fue nuestra".

Un abrazo enorme

ANONIMO ;) dijo...

ostia que bonitoooooo
y aún vales mucho menos de lo que estás haciendo y lo sabes.

jose dijo...

Cojonudo el post. La verdad es que a veces también pienso en volver a los orígenes. Correr por correr, sin planes de entrenamiento, sin objetivos, sin marcas en el horizonte, pero también pienso que para volver a los orígenes siempre hay tiempo y que ahora lo que toca es disfrutar de esta época. Un abrazo campeón.

Anónimo dijo...

Aarón, soy Ángel, de biología.

Te leo con asiduidad aunque no postee y sabía que corrías en Punta Umbría. Bueno, lo estoy viendo ahora mismo por teledeporte, así que no tendré que leer la crónica :)
Saludos desde Barcelona, campeón.

¡Sígueme en Twiter!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails